Enter your keyword

Tags: trauma

Nb Psicología

El trauma sucede cuando algo es demasiado. Demasiado fuerte, demasiado rápido, demasiado temprano. La mayor parte de las veces, cuando hablamos de trauma, nos vienen a la cabeza experiencias de maltrato, violaciones, accidentes, muertes y no tenemos en cuenta otro tipo de experiencias. Desde la perspectiva de un adulto, muchas de las situaciones que describiremos pueden parecer insignificantes, pero para un niño, vulnerable y sin recursos ante un mundo que no conoce, puede resultar devastador.

Algunas experiencias que se encuadran dentro del trauma oculto o encubierto son:

  • La ausencia de límites: el aprendizaje y el respeto de los límites personales e interpersonales es un sinónimo de cuidado. En los casos en los que los límites no están presentes, los niños no aprender a decir “no”, tienden a hacerse cargo de cosas y asuntos que no corresponden a su edad o por el contrario, no se responsabilizan de lo que sí les corresponde. La ausencia de límites genera inseguridad y desprotección, es como ir un día a trabajar sin saber a qué hora tienes que entrar, cuáles tu sitio, las funciones que tienes que realizar, cómo ir vestido…

 

  • El aglutinamiento: Las dificultades de diferenciación o individuación en las familias tiene como consecuencia que los niños no puedan discernir entre el yo y los otros, pudiendo a llegar a confundir lo interno con lo externo. Vivir las emociones a través de lo que sienten los demás y no de las propias genera una sensación de desbordamiento emocional y frustración, ya que no sólo no aprenderán a hacerse cargo de las propias, sino que es imposible que consigan calmar las de los otros.

 

  • La inversión de roles: Hace los niños se sientan muy valorados como adultos y no puedan ser niños. Recibir mensajes como “es una niña muy responsable” “es muy maduro para su edad” hará que tiendan a ignorar sus necesidades y a cubrir las de los demás. Pueden mostrar dificultades en autocuidado, regulación emocional, no saber protegerse y sentirse invisibles.

 

  • La sobreprotección: es un trauma silencioso que va minando la autoestima, la seguridad en uno mismo y los recursos. Muchas veces se confunde estar demasiado preocupado o atento con amor, sin embargo, la sobreprotección implica carencia de presencia emocional, incapacidad de poder conectar emocionalmente con el otro. Los niños que la reciben presentan mucha inseguridad, miedos intensos e incapacidad para ser autónomos.

 

Las experiencias descritas también son desbordantes, también generan daños en los seres humanos. Aunque puedan parecer más sutiles, a largo plazo pueden llegar a ser incluso más dañinos que los traumas más visibles. Es importante tenerlo en cuenta para poder repararlo de una manera adecuada.

 

Rocío Hernández Bahlsen

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies