Enter your keyword

La solución ante las incompatibilidades: La terapia integral de pareja

La terapia de pareja es un instrumento psicológico utilizado para facilitar a las parejas la resolución de sus conflictos, crisis, diferencias, permitirles una convivencia feliz y mejorar su calidad de vida. Muchas veces se busca a una pareja para encontrar intimidad, apoyo, comprensión, compartir valores y alcanzar juntos objetivos y metas. Sin embargo, es posible que ante la aparición reiterada de conflictos y de expectativas no resueltas se generen fuertes sentimientos de insatisfacción, vivenciando periodos dolorosos en pareja, caracterizados por mucho sufrimiento y malestar (Barraca, 2016), ante los que se necesita buscar soluciones para prevenir la aparición de otras posibles problemáticas como ansiedad, depresión, abuso de sustancias y conductas de riesgo para la salud (Snyder, Castellani y Whisman, 2006).

En la actualidad, la terapia de pareja ha dejado de ser percibida como un recurso al que acudir únicamente ante situaciones desesperadas o de fuertes enfrentamientos, siendo, cada vez más, una de las alternativas a las que recurren las parejas ante sus dificultades cotidianas (Jonhson y Lebow, 2000). En este sentido, existen múltiples estudios metanaalíticos que nos permiten apreciar la gran utilidad que tiene la terapia de pareja para poder reducir las tensiones que se producen en las relaciones (Snyder, Castellani y Whisman, 2006).

Así, la terapia integral de pareja es considerada la evolución de la terapia conductual tradicional (Jacobson y Margolin, 1979). En este modelo, se introduce el concepto de aceptación como premisa fundamental, permitiendo ser la clave que facilita la resolución de los problemas, convirtiéndose en una propuesta más efectiva, que no se basa únicamente en promover el cambio de sus miembros sino en la aceptación emocional entre ambos (Jacobson y Cristensen,1996).

En este sentido, los terapeutas que llevamos a cabo terapia integral de pareja entendemos que cada uno de los miembros de una pareja cuenta con su propia historia y vulnerabilidades que le llevan a presentar una determinada actitud, es por eso que consideramos fundamental llevar por bandera la aceptación incondicional de cada uno de los individuos que forman la pareja. De este modo, se validan las preocupaciones y las experiencias emocionales sin juzgar, acusar o culpar, permitiendo ser un modelo de aceptación para la pareja desde el momento en que deciden comenzar la terapia (Barraca, 2016).

“La resolución de numerosos problemas de pareja se consigue mejor cambiando el contexto en el que se vuelve problemática la conducta que cambiando la conducta problemática” (Koerner, Jacobson y Christensen, 1994, p. 113). Así la terapia integral de pareja de importancia a los problemas que surgen en el presente, pero teniendo en cuenta aquellas circunstancias que afectan a cada miembro de la pareja, es decir prestando atención a la historia personal de cada uno para poder entender el comportamiento y la aparición de determinados conflictos en el presente.

Para Jacobson y Cristensen (1996), los autores que integran el concepto de aceptación en la terapia integral de pareja, el trabajo en aceptación se lleva a cabo por medio de tres estrategias: la unión empática, la separación unificada y la tolerancia. La unión empática pretende contextualizar la conducta de cada miembro de la pareja explicando el comportamiento que genera conflicto como un patrón aprendido a lo largo de su historia personal. De esta forma, ante el dolor que genera una situación problemática, se facilita que la pareja comprenda el comportamiento del otro a través de sus vulnerabilidades y la manifestación de sus experiencias internas (pensamientos y sentimientos), reduciendo la acusación y mejorando la intimidad entre ambos. A su vez, la separación unificada pretende que la pareja tome conciencia del principal problema que presentan, identificando el tema principal e intentando que lo perciban como algo externo a la relación, valorándolo desde fuera de la misma y de los sentimientos propios, facilitando así la proposición de alternativas de solución en común, con las que ambos se sientan beneficiados. A sí mismo, las estrategias de tolerancia pretenden aprender a sobrellevar ciertos aspectos de la conducta problema cuando no se llega a un proceso de aceptación, realizando representaciones de la conducta en consulta, valorando aquellos aspectos que se pueden llegar a tolerar, aprendiendo una forma adaptativa de gestionar dicho conflicto y generando un modelo que se reproducirá después en la vida cotidiana.  

Finalmente, es importante destacar que se han realizados numerosos estudios que arrojan resultados muy satisfactorios y prometedores en relación a la eficacia de la terapia integral de pareja, la cual cuenta con mecanismos basados en la aceptación emocional, permitiendo a los integrantes de la pareja buscar un camino para resolver sus incompatibilidades y mejorar su intimidad, siendo el factor que parece influir en que los cambios y mejoras llevados a cabo en terapia se mantengan a largo plazo (Doss, Thum, Sevier, Atkins y Christensen, 2005).

Escrito por Marta García – Psicóloga Sanitaria colegiada nº M-26434

Bibliografía.

Barraca, J. (2016). Terapia Integral de Pareja. Una intervención para superar las diferencias irreconciliables. Madrid: Síntesis. 

Doss, B.D., Thum, Y.M., Sevier, M., Atkins, D.C. y Christensen, A. (2005). Improving relationships: mechanisms of change in couple therapy. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 73, 624-633.

Jacobson, N.S. y Christensen, A. (1996). Integrative Couple Therapy: promoting acceptance and change. Nueva York: Norton.

Jacobson, N.S. y Margolin, G. (1979). Marital Therapy: Strategies Based on Social Learning Behavior Exchange Principles. Nueva York: Brunner/Mazel.

Jonhson, S. y Lebow, J. (2000). The “coming of age” of couple therapy: A decade Review. Journal of Marital and family Therapy, 1, 23-38.

Koerner, K., Jacobson, N.S. y Christensen, A. (1994). Emotional acceptance in integrative behavioral couple therapy. En Hayes, S.C., Jacobson, N.S., Follette, V.M. y Dougher, M.J. (Eds.), Acceptance and change: Content and context in psychotherapy (pp. 109-118). Reno, NV: Context Press.

Snyder, D. K., Castellani, A. M. y Whisman, M. A. (2006). Current status and future directions in couple therapy. Annual Review of Psychology, 57, 317-344.

No Comments

Post a Comment

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies