El Impacto del Trauma Infantil en la Estructura Cerebral y la Salud Mental: Un Enfoque Neurobiológico y Perspectivas de Recuperación

Madrid, 10/01/2024

Nerea Bárez – Directora de Grupo NB Psicología, Psicoterapeuta Integradora y Docente

El trauma infantil es un problema de salud pública con implicaciones profundas en el bienestar y desarrollo de los individuos afectados. Más allá de las consecuencias inmediatas, la exposición a eventos traumáticos en la infancia puede tener un impacto duradero en la salud mental y física, extendiéndose hasta la adultez. De hecho, son múltiples las evidencias científicas que nos confirman cómo el trauma infantil puede afectar específicamente la estructura cerebral, las respuestas emocionales y al estrés. No obstante, también es necesario saber que existen oportunidades de recuperación a través de un fenómeno excepcional de nuestro sistema nervioso: la plasticidad cerebral.

En la infancia también puede incrementarse la producción de cortisol, conocida como la hormona del estrés, lo que supone un impacto negativo en las áreas cerebrales mencionadas.

 

Trauma Infantil y Cambios Cerebrales

Numerosos estudios han demostrado que el trauma infantil puede inducir cambios estructurales y funcionales significativos en el cerebro. Específicamente, áreas como la amígdala y el hipocampo, cruciales para la regulación emocional y la respuesta al estrés, pueden verse afectadas (Teicher et al., 2016). Estas alteraciones pueden predisponer a los individuos a trastornos de ansiedad y otros problemas de salud mental en la adultez.

 

Producción de Cortisol y Respuestas al Estrés

El trauma en la infancia también puede incrementar la producción de cortisol, conocida como la hormona del estrés, lo que supone un impacto negativo en las áreas cerebrales mencionadas. Esto puede resultar en una respuesta exagerada al estrés, síntomas de hiperactividad, y una alerta constante, características típicas de trastornos como el de ansiedad generalizada (Lupien et al., 2009).

El trauma infantil provoca consecuencias profundas en la estructura cerebral y la regulación emocional.

La Plasticidad Cerebral: Un Camino hacia la Recuperación

A pesar de estos desafíos, es fundamental destacar la capacidad notable del cerebro para la recuperación y adaptación, conocida como plasticidad cerebral. Intervenciones terapéuticas tempranas y adecuadas pueden aprovechar esta plasticidad para facilitar la recuperación y mitigar los efectos a largo plazo del trauma infantil (Davidson y McEwen, 2012).

El trauma infantil provoca consecuencias profundas en la estructura cerebral y la regulación emocional. Sin embargo, la comprensión de estos efectos y la capacidad de recuperación del cerebro proporcionan caminos prometedores para la intervención y el apoyo efectivo a aquellos afectados, permitiendo una recuperación significativa y el fomento del bienestar a largo plazo.

En NB Psicología somos expertos en trauma psicológico y sus secuelas. Por  ello ofrecemos terapia psicológica centrada en trauma con múltiples técnicas y herramientas, y estamos altamente especializados en los abordajes más efectivos . No dudes en consultarnos si quieres conocer mejor cómo abordar este tipo de temas y cómo la terapia puede ayudarte a resolverlo.

Referencias

Davidson, R. J., y  McEwen, B. S. (2012). Social influences on neuroplasticity: stress and interventions to promote well-being. Nature neuroscience, 15(5), 689–695.

Lupien, S. J., McEwen, B. S., Gunnar, M. R., & Heim, C. (2009). Effects of stress throughout the lifespan on the brain, behaviour and cognition. Nature reviews. Neuroscience, 10(6), 434–445.

Teicher, M. H., Samson, J. A., Anderson, C. M., & Ohashi, K. (2016). The effects of childhood maltreatment on brain structure, function, and connectivity. Nature reviews. Neuroscience, 17(10), 652–666.

× ¿Cómo puedo ayudarte?