Probablemente hayáis oído hablar de la terapia EMDR, bien porque algún amigo o familiar la hayan probado o bien porque cada vez más personajes públicos acuden a este tipo de terapia y lo recomiendan en los medios de comunicación. En este artículo os explicaremos en qué consiste esta técnica, en qué se basa y en qué casos es conveniente.

¿Qué es el EMDR?

El EMDR (Eye Movement Desensitization and Reprocessing) es un tratamiento con evidencia empírica para el Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT). Francine Shapiro es la propulsora de la terapia EMDR, ya que descubrió los efectos de los movimientos oculares espontáneos en 1987.

Además de utilizarse en el tratamiento del TEPT, es útil en casos de trauma, ansiedad, depresión y otros diversos problemas. Para realizar un proceso terapéutico en el que se utilice EMDR es importante que el profesional cuente con una formación específica sobre este tipo de terapia.

En EMDR nos enfocamos en el recuerdo de la experiencia traumática que ha favorecido el desarrollo de la patología o trastorno que presenta la persona que acude a terapia. Es decir, es el recuerdo traumático lo que trabajamos terapéuticamente.

En la terapia EMDR se produce la desensibilización, reduciendo el malestar de la persona que está conectando con el recuerdo, pero también se produce el reprocesamiento del recuerdo traumático mediante las asociaciones que se van dando en todo este proceso.

¿En qué consiste el EMDR?

El EMDR tiene de referencia el modelo PAI (Procesamiento Adaptativo de la Información), que dice que la información que se relaciona con experiencias estresantes o traumáticas no se procesa por completo en todas las ocasiones. Hay veces en las que las percepciones iniciales que se viven en el momento del suceso se almacenan igual que en el momento en el que se viven, junto a pensamientos negativos.

En la memoria, almacenamos la información recibida mediante los cinco sentidos, pero también almacenamos los pensamientos, emociones y sensaciones físicas en el momento del suceso, además de las creencias e interpretaciones que realizamos de lo que ha sucedido.

Cuando almacenamos un recuerdo sin procesar, es cuando se produce la patología. Según el modelo PAI, las experiencias procesadas son básicas para presentar una buena salud mental. Al tratar los recuerdos con EMDR, propiciamos una resolución adaptativa que favorece la salud psíquica.

La terapia EMDR es poco convencional ya que, a diferencia del resto de terapias, el terapeuta apenas interviene, simplemente guía y favorece que la conexión de informaciones del recuerdo y entre recuerdos se dé de manera espontánea. Podríamos decir que dejamos que sea el cerebro del paciente el que reprocesa, sin interferir en este proceso.

El EMDR se basa en la estimulación alternada de los hemisferios cerebrales. Esto se puede realizar mediante diferentes modalidades:

  • Visual: es la más común, y se realiza pidiéndole al paciente que siga los dedos del terapeuta. También hay aparatos más modernos para esta modalidad.
  • Táctil: se realiza mediante tapping (golpes suaves en las rodillas del paciente). Al igual que en la modalidad visual, existe un aparato que se sujeta con las manos y emite vibraciones alternas.
  • Auditiva: se utilizan cascos y se escucha un pitido alterno en cada uno de los oídos.

Mediante este procesamiento se crean nuevas asociaciones y conexiones con el recuerdo de modo más adaptativo, transformando lo disfuncional en funcional.

¿Es conveniente siempre?

No hay ninguna terapia que sea mágica y que sea recomendable y útil en todos los casos. Es necesario que un profesional de la psicología evalúe cada caso y decida que enfoque es más apropiado para el problema que trae la persona a consulta.

Asimismo, realizamos un trabajo previo antes de comenzar con EMDR, ya que es importante que la persona tenga una comprensión del problema y de su historia y habilidades para regularse en caso de mucha activación.

¿Cómo podemos ayudarte en NB?

En NB Psicología tenemos profesionales formados en terapia EMDR. Si crees que esta terapia puede ser útil para ti, ¡no dudes en contactarnos!

Isabel de los Ríos

Psicóloga Sanitaria en NB Psicología

× ¿Cómo puedo ayudarte?