Enter your keyword

Rehabilitación neuropsicológica

NB Psicología

¿Qué es el Daño Cerebral?

El Daño Cerebral está producido por una lesión en el cerebro, resultado de un causante externo (como un golpe en la cabeza) o interno (una hemorragia o un infarto, o una predisposición genética) que altera la condición de salud y el funcionamiento de la persona de forma más o menos repentina.

Puede producirse, en la mayoría de los casos, alteraciones muy diversas y complejas a nivel motor (como dificultades para caminar o mantener el equilibrio), sensorial (problemas en la visión o la audición), cognitivo (en la memoria, la comunicación o el razonamiento), emocional (para regular los diferentes estados de ánimo y comportamientos), y funcional (para realizar las actividades de la vida diaria), y que afectan a la autonomía del afectado y de su familia.

¿En qué consiste la Rehabilitación neuropsicológica?

La rehabilitación neuropsicológica está basada en la idea de que el cerebro tiene capacidad de plasticidad y de conectividad, es decir, de aprendizaje de nuevas conexiones entre sus redes neuronales.

Por eso, se combinan diferentes técnicas de tratamiento para dar respuesta a las necesidades individuales de cada persona, según su nivel de rendimiento, sus características distintivas, y su entorno social y familiar. El objetivo es el de conseguir la máxima generalización de los aprendizajes, reentrenar y potenciar la autonomía de cada persona dentro de su entorno.

¿Cómo se lleva a cabo la Rehabilitación neuropsicológica?

Una vez valoradas las dificultades y los recursos al alcance de la persona, se llevan a cabo estrategias de sustitución o compensación mediante ejericicios de ordenador y de lápiz y papel, actividades de la vida diaria, y de reentrenamiento en pautas y autoinstrucciones, ayudas externas, técnicas de modificación de conducta, etc.

La rehabilitación neuropsicológica implica esfuerzo y búsqueda activa de cambio. Por ello contamos con que la motivación de la persona es uno de los motores para la evolución. La estrecha colaboración de la familia es otra de las bases para un tratamiento eficaz.